Autoconsumo Compartido

El autoconsumo compartido en España es legal.

En principio, el Real Decreto 900/2017 lo prohibía, hasta que la Generalitat recurrió parte del articulado y en junio de 2017 el Tribunal Supremo le dio la razón, por lo que ahora ya es legal.

Esta sentencia reconoce que el autoconsumo compartido es una medida de ahorro y eficiencia energética, que contribuye a garantizar que los edificios cumplan con los requisitos de eficiencia energética y el objetivo de implantación de “edificios de consumo de energía casi nulo”, de acuerdo con la Directiva 2010/31/UE, relativa a la eficiencia energética de edificios.

Además, esta sentencia define que el desarrollo de la normativa para regular el autoconsumo compartido es de competencia de las Comunidades Autónomas.

¿Qué es el autoconsumo compartido?

El autoconsumo compartido es la producción de energía eléctrica que proviene de energías renovables a través de un generador compartido entre varios consumidores.

Entre las ventajas del autoconsumo compartido destacan:

  • Las instalaciones de autoconsumo fotovoltaico producen energía limpia
  • La comunidades de vecinos pueden consumir la energía que la instalación genera para reducir sus gastos energéticos y ahorrar en la factura de la luz
  • El autoconsumo compartido contribuye a reducir las emisiones de CO2 y a luchar contra el cambio climático
  • El autoconsumo compartido puede representar una herramienta importante en situaciones de pobreza energética, al reducir los gastos que los consumidores tienen que pagar por utilizar energía de la red.